Mapa del Rastro de Madrid

Para visitar el rastro de Madrid lo más recomendable es utilizar un mapa del rastro, de esta manera podrás disfrutar de este enigmático mercado ubicado en el Barrio de la Latina, siendo este mercadillo, unos de los más antiguos de Madrid, en él podemos apreciar todavía la arquitectura de hace siglos atrás y es aquí donde encontramos el mercadillo de objetos conocido como el Rastro.

Conoce el plano del rastro de Madrid

Algunas de las calles y plazas actuales que aparecen en el plano del rastro siguen llevando el mismo nombre que conocimos en los planos antiguos, sin embargo, también hay calles nuevas que debemos nombrar. Para ello te contaremos el recorrido típico de los visitantes y te nombraremos algunas calles y qué encontrar en estas.

el rastro madrid mapa

Calles del rastro de Madrid

Con todos esos planos antiguos mencionando calles, plazas y más, nos han quedado ganas de conocer los nombres y cómo se ven hoy en día las calles actuales del Rastro. Te daremos una breve introducción de las calles más transitadas del mercado, pero eso sí, te recomendamos que mejor vayas a recorrerlas tú mismo y conocer este curioso mercado.

Calle de Carlos Arniches y Calle del Carnero

En esta calle podrás encontrar un producto que probablemente esté allí desde hace un tiempo y son los libros antiguos. En las diferentes descripciones de autores, hemos visto cómo este lugar ha sido como la isla del tesoro de los libros y por lo que vemos lo seguirá siendo mucho tiempo más.

Calle de Fray Ceferino González

Esta calle fue conocida como la Calle de los Pájaros, esto se debe a que aquí podían comprarse animales y especialmente aves. Sin embargo, luego de que el Ayuntamiento de Madrid en el año 2000 colocara una regulación para prohibir la venta de animales en puestos callejeros, solo pueden comprarse mascotas en las tiendas del lugar.

Hoy en día puedes encontrar otros puestos de objetos como en las demás calles del mercado.

Calles de Mira el Río Baja y Mira el Río Alta

Esta es la calle de los coleccionistas pues lo que más verás aquí son antigüedades. Es probable que alguno que otro objeto que aquí veas haya sido testigo de la transformación de este mercado.

Calle de San Cayetano

Es la famosa “calle de los pintores”, llamada así porque es donde se concentra la venta de cuadros y obras que los artistas pintan. Algunas de estas pinturas son hechas al momento y otras las traen desde sus talleres.

También puedes encontrar materiales para este tipo de actividad.

La Ribera de Curtidores

Conocida como la vena principal del Rastro esta calle está repleta de puestos vendiendo casi cualquier cosa que te puedas imaginar. De lado y lado, aquí encontrarás zapatos, cámaras de fotografías, teléfonos antiguos, ropa tanto nueva como usada, electrodomésticos, libros, artesanías, porcelana.

En realidad si miras bien hay de todo, y si te enlistáramos todos los objetos que aquí puedes encontrar, no terminarías de leer hoy este apartado.

Plaza del Campillo Nuevo

Esta calle está entre Embajadores y la Puerta de Toledo. ¿Recuerdas que por esta zona había un matadero? Bueno hoy en día no es precisamente carne lo que encontrarás aquí sino revistas, historietas, cromos y discos de vinilos, lo que abunda en esta zona.

Es curioso cómo estos productos tan diferentes y lejos de la actividad ganadera son los que encontramos en la actualidad. Si eres fan de los libros antiguos y los comic, definitivamente no puedes dejar de pasar por esta calle.

Recorrido de los visitantes

Generalmente cuando decidimos ir de visita al Rastro hay una ruta común o la de más fácil llegada, la verdad no lo sé, pero es sin duda la más popular y es tomando como inicio la Plaza Cascorro ¿Te suena? Pues la Plaza como recordarás tiene bastante tiempo aquí el mercado y era conocida como la Plazuela del Rastro.

Si te fijaste en los planos, el Rastro tiene como una especie de forma triangular y la Plaza Cascorro es como el vértice que une varias zonas. Estas son la Calle de Embajadores, la Calle Toledo y la Ronda de Toledo.

Caminando por ellas podemos conocer y comprar miles de tiendas con muchos objetos curiosos, y en algún momento llegaremos a la Ribera de Curtidores. Si lo recuerdan, esta calle tuvo nombre por primera vez en 1971 según el Plano de Chalmandrier.

El nombre de esta calle, como ya sabemos a estas alturas, se debe a que las Tenerías o Curtidoras trabajan la piel vacuna, recordemos que los primeros comercios del Rastro eran mataderos y oficios afines a estos.

Hoy en día en esta zona encontramos galerías y puestos de antigüedades, objetos de decoración, puestos de objetos de deportes de alturas y más.

Si lo recuerdas, el cambio del comercio y las necesidades de los madrileños de cada época fueron evolucionando el mercado, desde mataderos y curtidoras, hasta lo que vemos hoy en día. Que no es muy diferente a las ventas que se podían encontrar desde 1880 como describía María Bashkirtseff en su Diario.

Documentos donde aparecen planos del rastro

Si bien al comienzo te contamos en los orígenes del rastro sobre algunos documentos donde aparece, solo hicimos mención del Manuscrito Mss.5.918, sin embargo, hay registro de otros planos y textos que verifican la existencia del Rastro desde hace años.

Aquí te contamos sobre otros documentos y algunos planos que ayudan a verificar la evolución del mercadillo y a darle el valor histórico que merece.

Plano de De Witt

Varios documentadores e investigadores han mencionado este plano como fuente histórica valida,  esto se debe a que es el más antiguo que registra la existencia de Madrid. Este plano ha sido fuente de inspiración para muchos cartógrafos, quienes lo imitaron mucho para hacer los de ellos.

El archivador e investigador español Miguel Molina Campuzano comentaba en su libro Planos de Madrid de los Siglos XVII y XVIII, que posiblemente la fecha de 1635 que es la que se dice que fue elaborad el plano, es el año probable de su estampado, mientras que su creación pudo ser mucho antes.

La escritora Isabel Gea Ortigas de quien hablamos anteriormente es una compiladora y escritora sobre todo lo que tiene que ver con Madrid. Ella comentó que el historiador especializado en Madrid Luis Miguel Aparisi Laporta le regaló una lámina del Plano de Witt con nuevos datos.

Entre los datos nuevos se decía que la autoría del Plano era de Juan Gómez de Mora o una persona que trabajara en el estudio de este. El plano tendría fecha de 1622 y fue grabado en plantas de Amberes por el señor F. De Witt.

Es importante destacar que el nombre del plano es el del grabador, sin embargo, puedo ser dibujado por alguien más quien antes de los datos anteriores no se tenía claro quién pudo haber sido.

El profesor y matemático Don José del Corral realizó investigaciones para fijar una fecha más exacta del plano, para él este habría sido dibujado en el año 1623. Y otro dato que aseguró fue que efectivamente fue realizado en el estudio de Juan Gómez de Mora.

Este Plano cobra mucha importancia porque no solo es mucho más antiguo al documento Mss. 5.918, sino que es el primer plano topográfico que registral al Rastro y la Villa de Madrid.

Detalles del Rastro en el plano

En el Plano de Witt aparecen varias locaciones del Rastro, entre ellas el Cerrillo del Rastro es mencionado como “El Rastra” por un pequeño error, esta construcción se nota rectangular y con una forma parecida a la mostrada en el plano de Teixeira como veremos más adelante.

El Río de los Curtidores puede visualizarse a pesar de que no tiene un nombre oficial. En la calle Toledo en su parte más baja apara un matadero, este probablemente sería el conocido como Matadero de la Puerta de Toledo, que según Mesonero Romanos luego sería ampliado en 1669.

A pesar de que el plano era sobre Madrid, fue tomado en cuenta el Rastro pues este ha formado parte de la ciudad desde los años 1600 y posiblemente mucho antes. Lo que prueba que efectivamente su origen es antiguo.

Plano de Teixeira

Este plano fue realizado por el cartógrafo de origen portugués Pedro Teixeira Albernaz en 1656, este también muestra varias locaciones del Rastro que además podemos también ver en el Plano de Witt.

Sin embargo, en el Plano de Teixeira se notan algunos cambios como el segundo matadero que sustituyó al viejo. Este matadero sería identificado en este plano como Rastro y Carnicería Mayor. En el Plano de Witt vemos en el sitio al Matadero Viejo en su reconstrucción de 1650.

También se pueden apreciar las Tenerías de la Ribera de Curtidores, sin embargo, aquí son llamadas Las Tenarias. También podemos ver la Fuente del Rastro que se ubicaba en una parte del Cerrillo en la zona no urbanizada, junto a una cruz que se creía era un lugar para los devotos hacer sus oraciones.

Otro edificio que podemos notar en el Plano de Teixeira es el Matadero de la Puerta de Toledo, que por error es ubicado en la Calle de la Pasión, debido a que en la Calle de las Maldonadas que es donde realmente se encontraba el matadero, estaba el Convento de la Pasión, por lo que confundió los nombres de las calles.

Cabe destacar que el convento fue derribado en 1809 pero quedó en la memoria colectiva su ubicación. Este error se encontrará en muchos planos de los siguientes años, pues muchos de ellos tomarían como guía el de Teixeira.

Plano geométrico e histórico de la Villa de Madrid y sus contornos

Este plano mejor conocido como Plano de Chalmandrier fue grabado y completado en 1971 por el cartógrafo Nicolas Chalmandrier, quien fuera francés. El plano tuvo como guía el Plano de Teixeira, pero agregó mucho más detalles que su predecesor.

El plano de Chalmandrier se encuentra por primera vez nombrada la Ribera de Curtidores. También aparecen señalados otros lugares representativos del Rastro como lo fueron la Plazuela del Rastreo y la Fuente del Cerrillo del Rastro.

Algunos de los mataderos también se encontraban en el plano como el Matadero de la Puerta de Toledo, la Carnicería mayor y el Matadero del Rastro. Este plano es un muy importante porque es el primero que presenta los edificios en perspectiva.

Además, muestra a Madrid cuando comenzó el reinado de Carlos III, quien se conocería por embellecer y mejorar la ciudad posteriormente.

Plano de Antonio Espinosa

El Plano de Espinosa como su nombre lo indica fue dibujado y grabado por Antonio Espinosa de los Monteros grabador español, por orden del Conde de Aranda. El plano constó de 9 hojas y detallaba las edificaciones de la Ciudad de Madrid en el año 1769.

Este plano también hace varias referencias a los lugares más representativos del Rastro. Aquí podíamos encontrar el Cerrillo del Rastro, la Plazuela y la Fuente del Cerrillo.

La cruz que servía como humilladero en el plano de Teixeira ya no se encontraba y La Ribera de Curtidores aparece con el nombre que se le conoce actualmente. Y el matadero que se encontraba en el Cerrillo es ubicado frente a la Calle de las Amazonas

Como vemos la historia del Rastro guarda también historias paralelas, así lo vimos en la evolución de la literatura y ahora en la historia de la cartografía española. Pues este lugar ha sido representado en los diferentes planos históricos de la ciudad de Madrid.

El marcado desde siempre ha formado parte importante de la ciudad, no solo como fuente de comercio, sino también como un lugar arquitectónico de importancia y culturalmente rico en historias y fuentes de inspiración para diversas artes.

Continuemos entonces conociendo más curiosidades y las historias que se han ido tejiendo a lo largo de la historia de este gran lugar.

Deja un comentario